Abuso y sexualidad en la Wicca

Abuso y sexualidad en la Wicca

No es la primera ni la segunda vez que me cuentan historias horribles sobre abusos sexuales en nombre de la Diosa o en nombre de la Wicca. Esta historia no es nueva ni sucede únicamente en determinada tradición o país. Es una vieja historia que se cuenta en variadas formas pero que siempre tiene la misma explicación: el desequilibrio emocional y psicológico de los que imponen estas reglas dentro de sus grupos.

Citando a Christine Hoff Kraemer en su artículo “Gender and Sexuality in Contemporary Paganism”:

 

 

«Declarando que todos los actos de amor y placer son rituales de la Diosa, los paganos contemporáneos paganos afirman de forma amplia el carácter sagrado del cuerpo y la sexualidad. Gran parte de esta creencia deriva de la teología erótica que llegó al Paganismo a través de Wicca Británica, en el que los celebrantes hacen uso simbólico o literal de ritos sexuales con el fin de participar en la creación continua del universo. Los paganos tienden a aceptar las relaciones entre personas del mismo sexo, BDSM, poliamoría, la transexualidad y otras expresiones de género y sexualidad que a menudo son marginadas por la sociedad.»

 

Desde la perspectiva de los Iniciados de Tradiciones de la Wicca (y cuando hablo de Iniciados, me refiero a Iniciados regulares las tradiciones Gardneriana y Alejandrina ), la sexualidad es, de hecho, sagrada, y como tal, se establece una individualización de respeto y se reverencia la esencia de la Unión Sagrada. De la misma forma que en los ritos de otras religiones, la simbología del rito es, de hecho, mucho más eficaz que la literalidad de la misma. El Gran Rito (uno de los ritos más controvertidos de las tradiciones iniciáticas facilitadas por Gardner y perpetuadas por Alex Sanders) es un rito inicialmente simbólico de gran carga mágica, donde se pueden observar varios misterios ocultos revelados sólo a los iniciados . Sin embargo, este rito se contempla en ocasiones de forma literal, y pudiendo ser efectuado por los Sumos Sacerdotes y Sumas Sacerdotisas entrenados, en un acto de Sexualidad Sagrada. El rito en sí, de forma simple y bella, tiene lugar entre miembros del Cuerpo Sacerdotal que normalmente ya tienen una relación personal afectiva, definida (o no) de forma civil. Con esto quiero decir que este rito nunca se realiza entre perfectos extraños o personas que no tienen relación entre sí, sea esta reconocida o no civilmente.

Cada tradición tiene ritos que se encuentran dentro de un ámbito «polémico» sólo porque la comprensión de ese mismo rito para quien lo practica es muy diferente de aquellos que son practicados por quienes no pertenecen a la Tradición.

Wicca y libertad individualSin embargo, se dan bastante abusos sexuales en el nombre de la Diosa y el Dios, que no tiene nada que ver con lo sagrado. Los enfermizos delirios de algunos practicantes, muchos de los cuales tienen una gran experiencia en el ambiente pagano en general, nos llevan a otro universo completamente diferente: la corrupción del sacerdocio. Por increíble que parezca, estos supuestos líderes de congregaciones de wicca, utilizan la wicca para satisfacer lo que ellos piensan que es el último sacrificio, la verdadera unión, el propósito de la sacralidad de Ani, el acto que todo lo purifica y resuelve todos los conflictos porque tiene su origen en el «amor». Más grave aún es el hecho de que todo esto se haga como un requisito establecido para la práctica de estas presuntas tradiciones o núcleos de trabajo, por parte de los propios líderes de los grupos y con la bendecidos del silencio de aquellos que lo saben. Hay formas jurídicas que definen estas prácticas en el Derecho Constitucional de cada país

Sin duda, esto se paga, bien pagado (y de forma inimaginable), por aquellos que institucionalizan estas prácticas, pero también de forma más severa por parte de las víctimas; tanto psicológica como espiritualmente.

Me gustaría dejar claro que quienes ejercen este tipo de abuso sexual, con la excusa de la evolución espiritual, o en nombre de la Diosa, no son de hecho miembros de ningún sacerdocio, sino meros violadores de la individualidad sexual y espiritual. Estos supuesto líderes deben ser denunciados a las autoridades locales y deben ser desechados, condenados al ostracismo, como traidores de la individualidad de los miembros que han sufrido el abuso y de la comunidad pagana en general, independientemente de lo grande que sea la trayectoria previa de sus logros y supuestas contribuciones a la comunidad pagana .

Aliento a aquellos que pueden hablar, a que hablen muy alto, denunciando estos crímenes que nada tienen que ver con la religión de la Diosa. La vieja religión es una religión que respeta la individualidad de la persona y no permite de forma alguna el abuso, tanto espiritual como sexual, en nombre de los Antiguos Dioses.

A veces me gustaría que hubiese más de una Selena Fox. Hay organizaciones que pueden ayudar en situaciones, tales como Pagan Federation International, si los miembros son víctimas de abusos.

Por desgracia, no podemos hacer que esto se detenga sólo con nuestra voluntad, pero sabemos quién lo hace ¡y se seguirá hablando de ellos hasta que veamos el fin del abuso!

Artículo original en portugués

Total
53
Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies