Entrevista a una Suma Sacerdotisa: Morgana Sythove

Morgana, Suma Sacerdotisa de un coven asentado en Holanda y Coordinadora Internacional de Pagan Federation International, no es la típica soberana megalómana blandiendo la vara del tradicionalismo sobre las cabezas de sus seguidores. Más bien es la voz que guía a uno desde dentro; derrocando silenciosamente la ideología de las estructuras de poder y convirtiéndolas en polvo, con una enigmática sonrisa.

Suma Sacerdotisa | Circe - WaterhouseLe pregunto a Morgana: «¿Qué es esencial para ser una buena Suma Sacerdotisa en la sociedad de hoy en día?».

Hace un día cálido y brillante. Nos sentamos en un jardín palidecido por el sol, entre una alegre exuberancia de color, fragancia y viveza. Contesta con una de sus famosas sonrisas.

«La Suma Sacerdotisa es una paradoja. Un misterio. El desarrollo personal es muy importante y el grupo es igual de importante. Uno se nutre del grupo cuando provee al grupo. Es un intercambio orgánico.»

Morgana describe algunas diferencias básica entre la Iglesia establecida y las antiguas religiones basadas en la naturaleza. La iglesia es patriarcal y jerárquica, llena de reglas dictatoriales, y espera que los seguidores se conformen sin preguntar; que encajen como clones en sus roles predestinados.

Sin embargo, una religión basada en la naturaleza tiene forma orgánica, siempre cambiante y creciente, sus miembros están interrelacionados, aunque cada seguidor tiene la libertad de seguir su propio camino dentro del grupo.

«Desde un punto de vista espiritual, no resulta útil que todos seamos lo mismo. La naturaleza es diversa, cada hoja de un árbol es único, individual, es una parte de al árbol que depende de él, y el árbol necesita las hojas; a todas y cada una de ellas, para respirar.»

La primera cosa que debemos aprender de Morgana es que, a lo largo de su vida, jamás se ha conformado con los preceptos establecidos. Para ella, seguir a su corazón, con un sincero deseo de ayudar a la gente a encontrar su potencial, ha sido más importante que encajar en ningún rol.

Fue este sentimiento hacia las personas lo que dio comienzo a viaje espiritual. Dejó Liverpool para enseñar a niños discapacitados en una escuela Antroposófica en Holanda durante tres años, donde conoció a su futuro marido, Merlín, quien ya había comenzado a leer sobre Wicca. El aislamiento escuela y la amabilidad de la gente ofrecieron a Morgana oportunidad aislada de crecimiento y conciencia espiritual. Sin embargo, descontenta con la actitud cristiana de los Antroposofos, siguió la ruta hippie hasta la India, cerrando una fase, y comenzando otra.

Fue en busca de un camino espiritual que no excluyese a las mujeres. La India, la Mecca espiritual de los años 70, debía de tener alguna respuesta. Tomó el tren hasta Nueva Dehli a través Afganistán, donde enseñó lenguaje de signos durante un año. India dejó una huella profunda y duradera en Morgana. Era supuestamente el lugar más espiritual de la Tierra, y estaba en constante amenaza de guerra, extremos opuestos de pobreza y política, y facciones religiosas apedreándose en la calle. Conlleva mucha energía emocional el simple hecho de sobrevivir algo así, y le llevó a límites que ni siquiera sabía que tenía.

Al regresar al Inglaterra, sufrió un desastroso choque de culturas. Occidente parecía tan mecánico. Incluso Heathrow olía como una máquina grasienta. Tras el calor, el color y la vibrante vida de Delhi, Londres era frío, gris y mecánico. Escapó del Reino Unido para ir a Holanda, donde le esperaba un trabajo, y Merlín.

Juntos, leyeron con rapidez, tratando de seguir la versión Gardneriana del entrenamiento y búsqueda del sendero Wicca, dependiendo completamente el uno del otro para guiarse y alentarse.

Pero Holanda estaba cambiando. La acomodada naturaleza del trabajo desapareció: tan pronto como la recesión hizo aparición la vorágine se volvió más mugrienta. Morgana fue despedida y, de repente, se encontraron en un mundo duro y materialista. Con sus últimos florines fueron a un viaje de acampada al Reino Unido, visitando todos los lugares mágicos famosos.

Merlín encontró una dirección en una revista de una tienda, y quiso visital. Tocaron a la puerta de una casa en Brighton, y la puerta fue abierta por un hombre que, sorprendentemente, dijo: «Entrad, os estábamos esperando».

Morgana y Merlin Sythove - 30 aniversario Silver Circle

Merlin y Morgana se quedaron en Brighton durante unas semana y estudiaron intensamente con su anfitrión y anfitriona. Fueron iniciados en la Religión Mistérica de la Wicca y volvieron a Holanda para formar su propio coven. Ese año, se fundó «The Pagan Federation» y una ola de nuevas religiones invadieron los Países Bajos; llegaron grupos Nueva Era y de espiritualidad femenina de los EE.UU., las formas Gardneriana y Alejandrina de la Wicca hicieron aparición. Nos encontramos en pleno 1979.

Comento que Morgana nunca utiliza «Yo» cuando habla sobre su posición como Suma Sacerdotisa y me contesta de forma viva:

«En un mundo de “yo”, “yo”, “yo”, se pone muy poco énfasis en el hecho de que trabajamos juntos en esta vida. Como seres humanos somos responsables los unos de los otros; y del planeta Tierra. En el pensamiento actual hay una dimensión de “mi”; aquí; sólo; incomunicado…» crea una pequeña caja con sus manos «…y todo lo que hay fuera de mi es “otros”». Agita sus manos abarcando el jardín el cielo, todo Holanda, luego se inclina hacia delante con seriedad. «¡Y no lo es! Es una evasión de responsabilidad. Aquí reside la paradoja. Decir sólo “Yo” es escapar a la responsabilidad personal. Y si no somos personalmente responsables de todo ¡entonces “nosotros” es un concepto vacío!».

Ella describe el coven como una familia. Una gran, feliz y caótica familia con una Madre y un Padre a mano para guiar y proteger. Lo miembros de la familia «pertenecen»; han llegado a «casa» en la iniciación y son guiados a través de sus problemas con los primeros dientes, aprender a andar, de ser adolescente y poner a prueba los límites de su mundo y, finalmente, llegar a la madurez cuando dejan el hogar para formar una familia por sí mismos. Incluso entonces, todavía pertenecen a la familia.

Pero a pesar de todos estos pasos en pro de la libertad de elección de culto hoy en día, no cree que la Wicca vaya a convertirse en algo realmente destacado. «La Wicca es una religión mistérica, y el aspecto místico de las cosas siempre será privado, solitario. Nunca puede ser algo masivo.»

«Para aquellos que se lo toman en serio, son largos años de entrenamiento y dedicación: uno debe de Venerar a la Diosa tomando un juramento, y esto nunca debe tomarse a la ligera. Hoy en día falta dedicación en la gente ¡Tradicionalmente, romper un juramente se consideraba peor que el asesinato!»

Morgana Sythove en Pannonia - Gwiddon HarvestonParece haber una división entre los actuales seguidores del camino. Están los tradicionales acérrimos que pasan a través de una arduo entrenamiento, tomando juramentos de honor, humildad y búsqueda espiritual. Del mismo modo en que una monja tomaría sus votos, o un monje los suyos, y se retirarían a un monasterio.

Después están aquellos que están verdaderamente preparados para dar lo mejor por el entorno, dicen lo correcto, y puede que realicen algunos rituales lunares; son como las personas que van a la iglesia de vez en cuando y dicen «Soy un buen cristiano». Pero no se comprometen más allá de ello.

The Pagan Federation tiene tres principios con los que los miembros deben de estar de acuerdo para ser miembros. De modo que, aunque no sean iniciados, almenos es una forma de salvar las diferencias. El pagano tiene elección en todo. Si. O No.

Morgana trabaja como administrativa en un Banco, 36h. a la semana. Dice que tiene una constitución para el ajetreo; Merlín no lo tiene. Ella pueda compartimentar.

«De alguna manera, es más fácil: no hay dilemas espirituales al trabajar con cifras como puede haberlo con personas o niños.»

«No me separaría de mis hijos, me implicaría, quiero tenerlos a todos ellos en mi familia. ¡Con las cifras no tienes ese problema!.»

Después añade: «Aunque últimamente se está volviendo algo incómodo. Me inquieto con el camino que siguen en mi trabajo, la actitud se están convirtiendo en algo con lo que no puedo asociarme. Se está convirtiendo rápidamente en un conflicto de lealtades espirituales en el lugar de trabajo.»

De modo que ¿cómo ve ella el futuro?

«No envejeciendo de forma digna» ríe, mientras la luz del sol ilumina su rostro. El jardín pierde vitalidad ante el calor. Un gran flor violeta se asoma sobre mi hombro mientras mis garabatos se funden en la luz de mi página.

Morgana continúa: «Tengo varias ideas. Una es una biblioteca. Quiero reunir libros que el mundo no ha visto juntos desde la destrucción de la magnífica biblioteca de Alejandría. Un poco ambicioso, supongo» murmura pensativa. Mi impresión es que no espera el momento de aceptar el reto.

«Quiero dejar algo. Quiero aprender que significa ser útil como “anciana”. Es un desperdicio en la sociedad occidental meter a los mayores y sabios en casas. El rol de “anciano” se ha perdido. Quiero desarrollar una nueva forma de anciano aceptado y reverenciado en la comunidad».

«Siempre he sido una pionera, y quiero crear esto para nuestros futuro; una comunidad adecuada para gente más anciana, en la que sean útiles y apreciados. Puede que trabajando en el plano astral por aquellos que no pueden reunirse nunca más físicamente en rituales,  haciendo planes sobre como lidiar con las limitaciones del envejecimiento, encontrado talentos que desarrollar en los años de invierno, y formas de ayudar a la gente a fallecer. Hemos experimentado nuestro primer fallecimiento recientemente y, obviamente, esto sucederá una y otra vez. Todos estamos creciendo, ahora». Realiza una pausa, deteniendo sus siempre ocupadas manos.

Morgana Sythove en Sevilla por Ricardo Reina«Quiero crear un lugar donde me gustaría pasar mis últimos días. ¿Me imaginas en una casa? ¡El infierno para mi sería llegar a la última fase de mi viaje teniendo que conformarme!»

Le pregunto a Morgana qué es lo que más le gusta de su vida ahora mismo.

Abriendo sus brazos ampliamente, resplandece y dice: «Disfruto la libertad de hacer lo que hago. Es un absoluto regalo. Nunca me he sentido coaccionada por un gobierno o régimen, de modo que estoy agradecida por el lugar y el momento en el que he nacido. Hoy en día, entre todo el cinismo y duro descorazonamiento, saber lo que tienes, es lo más precioso que uno puede pedir. La vida es muy frágil; puede cambiar en un segundo. Disfruta lo que tienes».

Como Suma Sacerdotisa, Morgana no tiene problemas con el «control» o las «guerras de poder en el puesto» ya que le resultan son conceptos totalmente ajenos. No hay dificultad alguna en equilibrar diferentes roles – o túnicas – porque hay una sola túnica. Morgana simplemente sigue a su Diosa, en cuerpo y alma,, ya sea en el trabajo, durante el ocio, o mientras aconseja.

Sea cual sea la tarea de su largo día, sólo es un pliegue más en sus vestiduras. Esta es la túnica en la que ella es completamente libre de disfrutar la vida ¡y lo hace!

Como reza el comienzo del credo Wicca: «Haz lo que quieras, mientras a nadie dañes»;  así vive Morgana su vida.